Una persona normal con un equipo extraordinario

El estar montando Samastah, un proyecto dedicado a ayudar a las personas a encontrar su equilibrio personal para así lograr la felicidad, está llevando a algunos mal entendidos hacia mi persona. Yo puedo montar este proyecto no porque sea una persona perfecta, iluminada, en perfecto equilibrio y la más feliz del mundo, sino justo por lo contrario, porque soy alguien imperfecto y con incoherencias, que tiene que seguir mejorando. Yo aún tengo muchas áreas de mejora en mi vida, pero tengo una suerte tremenda que es la que quiero compartir a través de Samastah, llevo muchos años trabajando la mejor versión de mi mismo en los cuales he ido conociendo expertos muy buenos en sus disciplinas que me han ayudado a mejorar cosas concretas de mi vida, así como maestros que me han enseñado cosas vitales, además tengo unos socios increíbles que me ayudan a sacar adelante mis ideas. Por eso quiero crear una plataforma que de recomendaciones fiables avaladas por especialistas, de una forma divertida y accesible para todo el mundo, ya que soy el primero al que le quedan muchas cosas por descubrir y experimentar.

Evidentemente comento mucho errores, pero procuro aprender de ellos y sobre todo tengo ganas de mejorar, tratando de hacer las cosas un poquito mejor cada vez. Aprendiendo a pedir perdón cuando me equivoco.

Imagen de previsualización de YouTube

Pero sobre todo cuento con un equipo extraordinario en casa, que son los que más sufren mis imperfecciones y a pesar de ellas me siguen queriendo. Recientemente publicaba en el blog de ConTuNegocio un artículo titulado: El primer equipo para sacar adelante tu empresa. Donde incluía este video, que aunque tiene un enfoque más para asalariados, creo que puede valer perfectamente para cualquier emprendedor:

Imagen de previsualización de YouTube

(post dedicado a mi equipo: familia, amigos y socios)

Mi primera carrera de 5km: el día D

Tras varias semanas entrenando, las cuales he ido compartiendo poco a poco en el blog, el domingo fue el gran día, participé en la carrera de 5 kilómetros que se hizo a la vez que el medio maratón. Ha sido una experiencia alucinante por muchos motivos:

  • El primero el haber podido compartir esa experiencia con mi familia, mi hijos ya quieren correr ellos la siguiente. Queda claro que el ejemplo es el mejor maestro.
  • Segundo por haber logrado un reto que para mi era impensable hace unos meses, el correr media hora seguida cuando nunca he superado los 10 minutos.
  • El vivir desde dentro, con mucha más gente, una carrera no tiene dada que ver con que te lo cuenten. El correr acompañado, ver gente mejor y peor que tú, personas que te animan y otros a los que tienes que animar, genera un sentimiento difícil de explicar pero que te hace sentir vivo.
  • Creo que me puede ayudar mucho para Samastah, de hecho me ha dado varias ideas interesantes que espero dar forma en los próximos días.
Agradecer sobre todo a mi entrenador, Rafael Izquierdo, ya que sin él no habría sido posible y a todos los que me habéis apoyado y dado ánimos durante este tiempo. Estos han sido los números:

Quedé en el puesto 648 de 1733 (el 236 de mi categoría, los veteranos, me hizo viejo saber que era la máxima) con un tiempo de 29:25. Ahora me planteo como siguiente reto la San Silvestre de este año, así que a seguir entrenando.

 

 

 

2 nuevos artículos de consejos para PYMES

He retomado mis colaboraciones mensuales con el blog Con Tu Negocio de Movistar, dedicado a ofrecer los mejores contenidos para PYMES. Me apetecía empezar a escribir cosas un poco diferente,s más en línea con Samastah, así que para muestra los dos primeros:

Espero que os gusten.