Cuentos: el aguador y el cántaro agrietado

Posted on 04-12-06 in General - 0

Un aguador tenía dos grandes cantaros. Una de las vasijas tenía una grieta, mientras que la otra era perfecta y entregaba el agua completa al final del largo camino a pie desde el arroyo hasta la casa del sabio que iba a visitar todos los días.

Cuando llegaba, la vasija rota solo contenía la mitad del agua. La pobre se sentía avergonzada de su imperfección y miserable porque solo podía conseguir la mitad de
lo que se suponía debía hacer. Después un tiempo le habló al aguador diciéndole:

-Estoy avergonzada de mi misma y me quiero disculpar…
- ¿Por qué? le preguntó el aguador.
-Debido a mis grietas, solo puedes entregar la mitad de mi carga.

El aguador se sintió le dijo: “cuando volvamos quiero que te fijes en las bellísimas flores que crecen a lo largo del camino.”

Así lo hizo y en efecto vio muchísimas flores hermosas, pero seguía apenada porque al final solo llevaba la mitad de su carga. El aguador le dijo: ¿Viste que las flores crecen sólo en tu lado del camino?, siempre he sabido de tus grietas, sembré semillas de flores a todo lo largo del camino por donde tú vas y todos los días tú las has regado. Luego yo recojo las flores para decorar el altar del maestro. Gracias a que eres así, él puede disfrutar de esa belleza sobre su mesa.

zp8497586rq

About The Author