El fracaso y el sufrimiento necesario para el éxito

Hoy me he encontrado este texto que tenía guardado de hace tiempo, me da pena no citar la fuente porque es realmente bueno, a ver que os parece:

El punto de partida del soñador debe ser un ardiente deseo de ser y de hacer algo. Los sueños no nacen de la indiferencia, de la pereza o de la falta de ambición.

Recuerde que casi todos los que han triunfado en la vida han tenido principios difíciles y atravesado por incontables luchas desagarradotas antes de “llegar”. El punto crítico en las vidas de aquellos que alcanzan el éxito, por lo general, se presenta en el momento de alguna crisis, gracias a la cual llegan a conocer a “su otro yo”.

John Bunyan escribió Pilgrim’s Progress, una obra que se cuenta entre los mejores libros de la literatura inglesa, después de permanecer confinado en la prisión y de recibir un severo castigo debido a sus opiniones sobre el tema de la religión.

Charles Dickens empezó a trabajar pegando etiquetas en los frascos de betún para el calzado. La tragedia d su primer amor penetró hasta lo más profundo de su alma y lo convirtió en uno de los autores verdaderamente grandiosos del mundo. Esa tragedia produjo en primer lugar su obra David Copperfield y después una sucesión de otras obras que lograron que este mundo sea un sitio mejor y más digno para todos los que han leído sus libros.

Hellen Keller se quedó sorda, muda y ciega después de su nacimiento. A pesar de su gran infortunio, escribió su nombre con letras indelebles en las páginas de la historia de los grandes. Toda su vida sirvió como una evidencia de que  nadie llegará jamás a ser derrotado, a no ser que hay aceptado la derrota como una realidad.

Beethoven era sordo; Milton era ciego; pero sus nombres perdurarán a lo largo del tiempo porque soñaron y tradujeron sus sueños en un pensamiento organizado.

Existe una gran diferencia entre desear una cosa y estar preparado para recibirla. Nadie está preparado para recibir algo si  antes no cree que puede adquirirlo. El estado mental debe ser de creer, no de una simple esperanza o deseo. Una mente receptiva es esencial para creer. Las mentes cerradas no inspiran fe, valor o creencias.

Recuerde, no se requiere más esfuerzo para apuntar hacia lo más alto en la vida, para exigir la abundancia y la prosperidad, del que se requiere para aceptar la miseria y la pobreza. Un gran poeta ha manifestado acertadamente esta gran verdad universal en estas líneas:

Negocié con la Vida y le pedí un centavo,

Y la Vida no me pagó más,

Por mucho que supliqué por las noches

Al contar mis escasas reservas.

Porque la Vida es un justo patrono,

Que nos concede lo que pedimos.

Pero una vez que ha fijado el salario,

Pues, debemos desempeñar la tarea.

Trabajé por un modesto salario,

Sólo para enterarme, consternado,

De que cualquier salario que a la Vida hubiese pedido

La Vida gustosa me lo habría concedido.

13 Comments

    Esas historias son una buena dosis de vitamina F…uerza

    razón tienes, a por todas!!!

    Genial 😉

    Hoy escogi leer mi primer blog del dia y es de lo más reconfortante encontrarse con un post como este, gracias, buen día.

    Que buen post te felicito, gracias por compartirlo…

    Creo que es de “Piense y hágase rico” de Napoleon Hill.
    ¡No cejaremos hasta alcanzar la independencia financiera!. Hasta pronto

    El fracaso y el sufrimiento necesario para el éxito…

    Recuerde que casi todos los que han triunfado en la vida han tenido principios difíciles y atravesado por incontables luchas desagarradotas antes de llegar.El punto crítico en las vidas de aquellos que alcanzan el éxito,por lo general,se presenta en…

    […] Se comenta que es el momento adecuado para emprender. Cierto es que en épocas de crisis se ven buenas oportunidades de negocio, pero lo suyo sería aprender de los ejemplos. A día de hoy, el mundo empresarial vive su revolución de las especies, donde sólo los más fuertes (los que mejor han sabido adaptarse a los cambios en el entorno), serán los que sobrevivan. Y en esa evolución hay que recorrer un camino en donde deben convivir de cara a tener éxito, tanto el fracaso como el sufrimiento, y así ha sido a lo largo de la historia, incluso en siglos pasados. […]

    […] El fracaso y el sufrimiento necesario para el éxito por Angel María Herrera […]

    Excelentes vitaminas para cuando no nos salen los proyectos web.

    […] El fracaso y el sufrimiento necesario para el éxito por Angel María Herrera […]

    Intersante análisis de los elementos que constituyen las cuentas del rosario de la vida y que contiene un importante ingrediente de optimismo. Los límites del ser humano son los que fije su pensamiento y el añadido vital de la constancia y el optimismo. Felicitaciones¡¡¡

    Desde el comentario que suscribí en el año y mes que constan en el mismo, no había tomado la iniciativa de comentar. Ello en razón de la excesiva necesidad de analizar los comentarios previamente, con el fin de no incurrir en la falta de capacidad narrativa para llevar a la gran universalidad de semejantes que navegan por los inconmensurables y abstractos inexistentes vacíos de la insondable atomización de la virtualidad. Hoy nuevamente siento el impulso de tratar de comunicarme en el fractal de identidad con su génesis, pero que a su vez es génesis de sus consecuentes fractales y que hace imposible la captura de la inmersión en su misterio, que, a pesar de tener la eternidad, cada día nace, cada dia es descubierto y cada día desaparece, aparentemente, porque su transfiguración idéntica en la nanoinmensidad, hace inescrutable su presencia, aún cuando existe y se manteine idéntico a quien le dio origen. Se impulsa así un crecimiento inverso, pero crecimiento, fractal, el cual, iteractivamente, crece

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.