Volver al principio con mi blog

En mi anterior post me preguntaba qué hacer ahora con mi blog, tras 10 años, e insinuaba la respuesta: “volver al principio”. ¿Y en qué se traduce eso? En retomar la esencia de este blog, que está muy alienado con mi propósito en la vida:

¡Contar historias!

Creo que es a lo que tengo que volver, ya que es donde realmente puedo aportar valor. Aportar el día a día de un emprendedor, contado en primera persona, las dificultades y alegrías de la que para mi es la profesión más bella del mundo; compartir los cuentos que me han ayudado a crecer; hablar del bienestar y las cosas que me ayudan a ser mejor persona. Tampoco quiero escribir para todo el mundo, sino simplemente para aquellos que mi experiencia les pueda ser útil. Seguramente no sea un ejemplo de nada, ya que me queda mucho por aprender, como siempre digo espero llegar a estar algún día a la altura de mis palabras, pero si mientras tanto mis palabras pueden ayudar a alguien, pues genial.

Dejarme hoy empezar por una historia conocida, que tiene mucho que ver con todos esto:

¿Qué significa “domesticar”?

-Ah!…, es una cosa muy olvidada -respondió el zorro- Significa “crear lazos“.

-¿Crear lazos? -preguntó el principito.

-Así es -confirmó el zorro- Tú para mí, no eres más que un jovencito semejante a cien mil muchachitos. Además, no te necesito. Tampoco tú a mí. No soy para ti más que un zorro parecido a cien mil zorros. En cambio, si me domesticas…, sentiremos necesidad uno del otro. Serás para mí único en el mundo. Seré para ti único en el mundo…

[..]

Eres responsable para siempre de lo que has domesticado. Eres responsable de tu rosa…

-Soy responsable de mi rosa…-dijo en voz alta el principito a fin de recordar

Creo que mi rosa en este caso es mi blog y soy responsable de él, así como de los lazos que he ido creando con vosotros, mi comunidad, a los cuales os debo mucho. A veces las redes sociales no se tejen con esos lazos de los que habla El Principito, yo mismo he perdido muchos de ellos por no cuidarlos bien. Así que me toca “recordar“, del latín “recordare”, conformado por el prefijo “re-” – “de nuevo” y “cordare” que proviene de “cordis” – “corazón”, es decir: volver de nuevo al corazón.

¡Gracias por estar ahí, me habéis domesticado!

10 años de blog ¿Y ahora qué?

En el verano de 2005 decidí empezar mi blog, por entonces era un absoluto desconocido en el mundo de internet y del emprendimiento. Al principio como mucha disciplina y perseverancia me fuí haciendo un hueco en esa cosa rara que llamaban “blogoesfera” y la “conversación 2.0”, dediqué muchas horas a escribir, a entender como funcionaba y como comunicarse con este medio, hasta llegar a estar en las listas de más influyentes en la red, habiendo montado varias empresas entre medias y llegar a estar hasta en la revista Forbes. Pero al igual que Antonio Ortiz se preguntaba hace unas semanas que hacer con su blog tras 12 años en su caso, a mi me toca celebrar mi décimo aniversario con la misma reflexión. ¿Qué hacer ahora con mi blog?

Muchas cosas han cambiado desde entonces y la comunicación es cada vez más visual y breve, ¿Qué espacio le queda para un espacio eminentemente escrito como son los blogs? Además mis circunstancias y energía han cambiado estos años, como decía aquel rockero de mi barrio, se pierde ingenuidad, se gana solidez. Realmente no creo que pueda aportar nada nuevo en cuando a formato, no me veo haciendo videos ni cosas similares. En emprendimiento tampoco creo que pueda contar nada nuevo, ya hay demasiada gente hablando de ello y muchos mejores que yo.

Así que creo que la respuesta la he encontrado en otra canción: I’m going back to the start (vuelvo al principio)

Imagen de previsualización de YouTube

¿Y en qué se traduce esto? en breve

Lo aprendido en la BBooster de Canarias

La semana pasada estuve en Tenerife participando en la Business Booster de Canarias, una competición de empresas organizada por Proexca, Dyrecto y Bbooster, de esas cosas que te enteras en el último momento y te apuntas por apuntarte, pero que luego suponen un hito importante para ti. Fue una experiencia alucinante y además tuve la suerte de que Samastah fuera la empresa ganadora. Pero el motivo de este post es compartir lo aprendido en esos días:

  • El nivel de las competiciones de startups ha subido mucho en España. Recuerdo que hace 10 años (momento abuelo cebolleta) apenas habías este tipo de concursos y las presentaciones eran de baja calidad. Hoy hemos llegado al extremo de que Jose Cabiedes, uno de los inversores más importantes de España, ha confesado que ha dejado de ir a escuchar a emprendedores porque “le engañan sus presentaciones”, está tan bien preparadas que hace que sea difícil distinguir a un buen proyecto de uno malo.
  • La diferencia está en los detalles: una consecuencia de lo anterior es que las diferencias son pequeñas, por lo que la diferencia que marca la diferencia suele ser algún detalle. Yo por ejemplo como presentaba el quinto y supuse que la gente estaría cansada, dediqué los 40 primeros segundos (que de un tiempo total de 5 minutos es bastante), a cambiar el estado de ánimo de las personas, haciendo que cerraran lo ojos y haciendo una visualización, para asegurarme que estaban en el estado que quería. Además al final regalé unas tarjeta descuento de nuestro producto, para que tuvieran algo tangible nuestro y se acordaran.
  • Conoce bien al jurado: cada certamen es diferente y tiene objetivos distintos, tienes que entender bien a tu público y sobre a los que te van a votar, para ver lo que esperan.
  • Personaliza tu presentación: en 5 -7 minutos que suele ser la duración habitual, apenas tienes tiempo de contar todo, tu objetivo tiene que ser captar el interés, enfócate en lo que ese público quiere escuchar, sobre todo cuentas tus fortalezas. En mi caso tiré de curriculum porque era lo que más me diferenciaba del resto.
  • Cuenta una historia: a todos nos gustan las historia, que tu presentación tenga un hilo conductor e hilo narrativo, para que se entienda bien.
  • Canarias tiene una fiscalidad espectacular para emprender: creo que las condiciones económica, la calidad de vida y el apoyo institucional lo convierte en un marco único para montar allí tu proyecto. Si alguien quiere más detalles que me pregunte.

Quiero reseñar a las empresas que participaron, no solo por el nivel de las mismas, para que os hagáis una idea en la primera ronda de votación hubo un quíntuple empate, sino sobre todo para destacar los emprendedores detrás de los mismos. Te das cuentas que el alma detrás del proyecto es lo que lo hace diferente:

  • Movesafer: un SaaS-PaaS para mejorar la seguridad de las personas. Una gran iniciativa de un emprendedor con experiencia.
  • Esportics: un software para organizar torneos con el que gestionar y promover tus campeonatos en la nube de la manera más sencilla. Han logrando un gran equipo y creo que llegaran lejos.
  • Videoky video tarjetas con software para video incluido. De lo más innovador, dará que hablar.
  • ITgallery: sistema de gestión de colecciones de arte en la nube para galerías, museos, coleccionistas y artistas. Un portal especializado que din duda triunfará, con un emprendedor detrás con pasión.
  • Iomando: la forma de sustituir las tarjetas por el móvil. Para mi de los mejores proyectos presentados, un emprendedor con garrar y un gran producto.
  • FairChanges:  el mercado verde pro derechos humanos. Una encantadora pareja de emprendedores con el proyecto de más corazón que he visto últimamente.
  • SmartShop: una b2b saas que ayuda a las tiendas a conocer a sus clientes. Emprendedor de casta, que entiende bien el mundo de los negocios.

Definiendo el primer producto

Siguiendo con la historia de Samastah, estábamos a principios de 2012, ya teníamos el nombre y las primeras ideas de lo que podría ser, ahora tocaba empezar a aterrizarlo. Como por entonces ya estaba imponiéndose el Lean Startup como metodología de desarrollo rápido de proyectos, decidimos aplicarlo y definir el famoso “producto mínimo viable”. Si algo he aprendido de cualquier proceso de innovación, es que necesitas muchos postit de coloeres 🙂

Lo primero que hicimos fue definir quienes serían nuestro clientes, este proceso de conceptualización lo hicimos entre dos compañeras y un servidor. Aunque la idea del proyecto era aún muy ambigua, se había quedado por entonces en el concepto de “estilo de vida zen” si que empezamos a identificar potenciales perfiles de compradores. Les poníamos nombres e inventábamos sus historias personales, eso nos ayudaba a entenderlos mejor. También empezamos a hacer entrevistas a amigos, para que ver si eran potenciales clientes y sino para que nos ayudaran a identificar gente que se les ocurriera que le pudiera interesar. Tras varias sesiones, quitando y poniendo postit con atributos de las personas, donde lo complicado era llegar a un consenso entre todos, salieron varios perfiles. Ahora tocaba definir que producto exactamente les íbamos a ofrecer, porque por entonces teníamos un batiburrillo de ideas: desde objetos de decoración a libros, cursos y talleres, productos de alimentación…

También fuimos a visitar muchos sitios que ofrecieran cosas que nosotros podríamos ofrecer o donde pudieran ir nuestros perfiles: centros de yoga, SPAs, librerías de crecimiento personal, restaurantes ecológicos…

Seguimos aprendiendo mucho, con todo aquello salió unos primeros conceptos de cómo queríamos que fuera la web, que son los de la foto de cabecera del post. Me ha sorprendido que 3 años después, con un proyecto que ha cambiado de arriba a abajo, casi todos esos conceptos se sigan respetando a día de hoy. Como he ido mirando más fotos de sesiones posteriores, creo que las iré contando en siguientes posts.

Empezando mi Diario de Buenos Momentos

El fin de semana pasado fue uno de los más intensos de mi vida, estuve en Londres haciendo el curso Unleash the Power Within de Tony Robbins. Entre otra cosas, el primer día caminamos sobre el fuego, como metáfora de lo las barreras mentales que tienes y de los que puedes llegar a hacer cuando las superas. Aprendí muchas cosas que también iré desgranando poco a poco, ya que hay muchas lecciones que aún tengo que ir digeriendo. Una de ellas fue la de entender que hay cosas que por más que te cuenten o expliquen, tienes que vivirlas. De hecho seguramente eso sea lo más significativo del curso.

Se aprende también a trabajar el poder de la mente, Tony Robbis está considerado como uno de los mejores coachs del mundo y verle en directo como hace uso de los recurso de la programación neurolingüística me hace pensar que así sea. Muestra como puedes cambiar tu estado de ánimo es solo un momento, gestionando bien tus emociones. Uno de los ejercicios que hicimos se basaba en recopilar buenos momentos. Ahí descubrí lo importante que son, por eso he decidido empezar un Diario de Buenos Momentos, un documento donde cada día voy a registrar uno o dos momentos que merezcan la pena ser recordados. No tienen que ser grandes cosas: un abrazo sentido, un momento de risas con tu hijos, un paseo en bici en la naturaleza… porque tienen igual valor que los grandes momentos de la vida. Ese repositorio es una fuente de energía que nos puede nutrir en cualquier momento. Ojo, no se trata de vivir en el pasado, ni de fomentar la añoranza, vivimos en el presente y de ahí no podemos escapar, sino de usarlos como herramienta para mejorar nuestra vida, para tener energía positiva con la que enfrentarnos a cada momento complicado.

El simple hecho de haberlo empezado ya me ha provocado estar de buen humor, así que os lo recomiendo a todos.

50% en planes de mejora profesional

En Samastah hemos lanzado una campaña para dar a conocer nuestros planes para que mejores como profesional. Para ello, hemos creado un cupón del 50% de descuento válido hasta el este domingo, 22 de marzo para todos esos planes. El código es Samprofesional

Entre dichos planes se encuentra el que yo creé para Conciliar vida personal y profesional, con el que adquirirás en 21 sesiones hábitos y técnicas fáciles que practicar en tu día a día e integrar las dos partes de tu vida. ¡Además ahora puedes probarlo 7 días gratis!
conciliarvidaytrabajo