brainwriting-580x426

Buscamos socios para proyectos editoriales diferentes

Como sabéis los lectores habituales de mi blog actualmente divido mi tiempo entre unik® y escritor.com.

Hoy quería comentar que en Escritor.com estamos buscamos colaboradores para proyectos editoriales diferentes, para que os hagáis una idea os cuento algunos en los que ya estamos metidos:

  • Hemos lanzamos una acción con Rodilla para que cuando te tomes un café especial en uno de sus establecimientos, te puedas descargar un parte de un ebook de Enrique Laso.
  • Actualmente estamos creando un juego de mesa, idea de Sergio Mejías, basado en un libro de Manel Lourerio junto con varios socios, que vamos a lanzar por crowdfunding. Este es de los proyectos que más ganas tengo de contar y espero poder adelantar algo en unas semanas.
  • Con los Café de las Indias y Jamaica hemos hecho un concurso de microrrelatos que caben en una servilleta.
  • Y estamos gestionando transformar un libro en serie para Netflix y audiolibros en varios idiomas.

Ahora estamos buscando una cadena hotelera que quiera ofrecer contenidos personalizados a sus huéspedes, explorar modelos de literatura en whatsapp, crear libros de “elige tu aventura” en facebook, así como recibir cualquier idea loca que quieras proponernos.

Creo que en el sector editorial sigue habiendo pocas innovaciones, recientemente leía una reseña sobre la participación de Valeria Domínguez en el Innovation Fashion Forum donde afirmaba que “La razón por la que no se innova (en la moda) es porque les va bien así”, nosotros lo vivimos en el sector del libro, cuando montamos Bubok en 2007 todos nos veían como bichos raros, ya que dábamos la vuelta al modelo tradicional, por un lado dejábamos que cualquier personal pudiera publicar, permitiendo que sea el público el que decida si algo es bueno o no; publicábamos en digital y en papel, pero haciendo impresión bajo demanda, es decir, solo producíamos los libros de uno en uno cuando había pedidos; no teníamos stocks. A día de hoy cerca del 15% de los libros que se publican en España se hace a través nuestra y las grandes editoriales han lanzado recientemente competidores similares a los niños, pero les ha llevado casi 10 años adaptarse al mundo digital. Así que nos toca dar el siguiente paso y seguir dando forma  nuevas ideas.

¡Espero tu mensaje!

gracias-2

¡Gracias!

Montar un proyecto no es tarea sencilla, y aunque a veces uno sea la cara visible lo cierto es que es el resultado del trabajo de muchas personas que a veces no se ven. Con un unik® es seguramente donde más lo estoy notando ya que es un sector donde no tengo experiencia y aún tenemos pocos recursos, así que me parece oportuno empezar a mencionar a todas las personas que están ayudando a hacerlo realidad.

Este va a ser un post vivo, es decir que lo seguiré actualizando constantemente, para ir agradeciendo todas las personas y entidades que hacen posible unik®. Así que, gracias a:

  • Aquellos que me ayudaron a darme cuenta de que lo mío es emprender.
  • Adolfo, por crear la FWL, donde conocía a Laura y Alba, que me hicieron ver en el mundo de la moda una oportunidad.
  • Gustavo García, por creer tan pronto en el proyecto.
  • Veronika, por su apoyo en los primeros momentos.
  • Julia, por ser la primera diseñadora que se creyó el proyecto e hizo la primera colección.
  • A Vicente, porque con con él descubrí la belleza de las prendas y la humildad de los genios.
  • Todos los diseñadores y patronistas que vinieron después, porque son la base del proyecto, el motivo de su existencia.
  • María Muñoz, que además de animarme todo momento me presentó a Pedro, que a pesar de que en la primera reunión decía que era prácticamente imposible lo que queríamos montar, confió en nosotros y es una de las piezas claves del proyecto.
  • Alejandro Miranda, por sus buenos consejos y apoyo.
  • Lander Urquijo y Luis Huete, por sumarse los primeros al consejo asesor.
  • Baruc, por ser el primero modisto famoso que se sumó sin conocerme previamente.
  • Rocio Ortiz y María Arcas, por sus buenos consejos.
  • A Caroline, por su ayuda imprescindible.
  • Irene, por aportar el gusto por la moda que necesitaba.
  • Cientos de emprendedores que me fueron dando consejos y apoyo.
  • Almu, porque se le ocurrió el nombre de UNIK y todo su apoyo en los momentos difíciles.
  • Sergio y Ruth, por ser mi compañeros de viaje.
  • Cristina Medina, por ser las manos que necesitaba en el momento justo.
  • María Marco, nuestra primera modelo, que dotó de alma a las prendas.
  • Alexander, primer fotógrafo que tuvo la paciencia y comprensión necesaria.
  • Y a Efraín, con el que nos fuimos superando.
  • Germán, ese programador que todo proyecto necesita.
  • Sergio F., por sintonizarme con “Abundancia FM”
  • Los cientos de aportaciones para lograr el primer logo.
  • Rubén, por recordarme que “Para ser único hay que hacer las cosas diferentes al resto”.
  • Mi foro de EO, apoyo y consejero.
  • Los primeros que me dijeron que no lo entendían o pensaban que iría mal, por servirme de acicate.
  • Los primeros que me dijeron que les gustaba o veían que iría bien, por servirme de ánimo.
  • Mi familia, por su apoyo incondicional. En especial a mis padres y hermana.
  • Tere, por creer en mi en los momentos que ni yo lo hacía.
  • Mis hijos, por su sonrisa cuando vuelvo tarde a casa.
  • Dios, La Vida, El Universo, Tao o como tú llames a eso que nos trasciende.
talento-y-trabajo-580x426

Olvídate del talento y empieza a trabajar

Os comparto mi último artículo de ContuNegocio

Nos hemos pasado sobrevalorando el talento. Al igual que en su momento lo hicimos con la motivación, hasta que Emilio Duró nos recordó que no hay nada más peligroso que un tonto motivado. Pues bien, yo creo que no hay nada peor que “un talento” con pocas ganas de trabajar. Y es que esto del management va por modas, y últimamente ha sido la de la gestión del talento. Como muestra, en Google aparecen 111 millones de resultados al buscar el término “talento” y apenas ocho millones de la palabra “perseverancia”. Por eso quería escribir este artículo, porque creo que se nos está olvidando aquel adagio que hizo suyo Ray Kroc:

Persevere. Nada en el mundo puede reemplazar a la perseverancia. El talento no lo hará; nada es más común que los fracasados con talento. El genio no lo hará tampoco; el genio sin recompensa ya es proverbial. Perseverancia y determinación son las únicas virtudes omnipotentes.

Ojo, que no quiero decir que el talento no sea importante, sino que si me dan a elegir entre alguien con talento pero que no da un palo al agua y alguien con menos talento pero que trabaje más, me quedo con la segunda opción, aunque idealmente me gustaría tener alguien con talento y trabajador.

Como muchos sabréis, talento (del griego talanton, que significa balanza o peso) era una unidad de medida monetaria utilizada en la antigüedad. Por otro lado, de la interpretación de la parábola de los talentos del Nuevo Testamento, derivan inteligencia y aptitud (capacidad para el desempeño o ejercicio de una ocupación) y ambos términos figuran como las dos primeras acepciones de la R.A.E. para definir “talento”. Del mismo modo que si guardamos el dinero debajo de un colchón no vale de nada, lo mismo sucede si no ponemos el talento a trabajar.

Por tanto, me gustaría invitarte a que revisaras tu política de gestión del talento, que sin duda es necesaria, para que la evalúes desde este prisma, premiando no solo las capacidades de cada persona, sino también su desempeño. Fomenta también esa capacidad de perseverar, genera dinámicas que fomenten ese esfuerzo común. Te dejo con algunos de mis hábitos personales, por si alguno te sirve:

  • Por un lado, tengo la frase sobre la perseverancia escrita en la puerta de mi casa, literalmente, para recordarla cada día. De hecho tengo más frases motivadoras por el resto de la casa.
  • Reservo huecos en mi agenda para revisar mi grado de avance. Al principio del día fijo lo que quiero hacer y por la noche lo reviso.
  • No ceder ante la procrastinación, cuando te descubras haciéndolo ponte a realizar las tareas que ibas a dejar en ese mismo momento.
  • Practica mindfulness, para rechazar pensamientos negativos y enfocarte en lo que tienes que hacer.

En general, no se trata de grandes trucos ni de nada que no esté a tu alcance, así que ¡a trabajar!

dos

¿Qué hace un chico como yo en un sitio como éste?

Éste fin de semana me dijo un amigo:

Jamás me habría imaginado que te ibas a dedicar al mundo de la moda.

Y la verdad es que yo tampoco lo habría creído si alguien me lo hubiera dicho hace apenas un año. De hecho, me da algo de reparo usar la palabra “moda”, porque tiene algunas connotaciones que no corresponden con unik®. Creo que nosotros no vendemos ropa, vendemos historias. Al final todas las marcas son eso, una historia. Así que hoy quiero compartiros la nuestra, de una forma diferente, porque es la primera vez que voy a usar un video, a ver qué os parece:

Imagen de previsualización de YouTube
unikr-cabecera

Dos formas de entender la moda

Hace tiempo que no escribo en el blog y seguro que a alguno le sorprende este cambio de registro, porque ¡Voy a hablar de moda! yo, que seguramente sea de las personas que menos sigo las tendencias y que acabo de descubrir que la pana no es un material sino un tipo de tejido. Se debe a que me estoy embarcado en una nueva aventura, realmente más de aprendiz, ya que estoy rodeado de una tripulación de primera y soy un simple grumete. Pero es un proyecto que tiene mucho que ver con mi historia y propósito personal: yo creo que todos tenemos una historia que contar y yo procuro ayudar a los demás a que la transmitan. Lo más evidente fue Bubok, con el que ayudamos a muchos escritores a literalmente contar sus historias, pero también en Iniciador ayudábamos a contar historias de otra manera, en este caso facilitando que muchos emprendedores sacaran adelante sus proyectos. En este nuevo proyecto, la forma es diferente, a través de la ropa. Ya que creo que tu forma de vestir cuenta mucho.

Hemos creado un espacio donde las personas podrán transmitir su personalidad a través de ropa con alma a unos precios razonables y por otro ayudamos a todas las personas con talento para diseñar ropa, dándoles una oportunidad. Ya que pensamos que hay dos formas de entender la moda, diría incluso dos formas de vivir:

  • Convencional: otros piensan y deciden por tí, eligen lo que es tendencia y tú simplemente tienes que comprar lo que ellos marcan.
  • UNIK®: tú decides y eliges tu estilo, para poder transmitir esa personalidad, contar tu historia.

Ambas formas son respetables, no considero que una sea mejor que la otra, simplemente diferentes. Si eres de los que piensan de la segunda manera puedes ir entrando en https://www.facebook.com/soyunikr/, donde poco a poco iremos desvelando más detalles.

Somos responsables para siempre de lo que hemos domesticado

Escritor.com, mi vuelta al mundo del libro

Acabo de anunciar a través de mis redes sociales el nombre de mi nuevo proyecto: Escritor.com, dominio que compramos en el 2008 y habíamos dejado aparcado. Verá la luz a principios de año, pero ya quiero ir desvelando algunos detalles.

Tras haber dejado la dirección de Bubok en manos de Sergio Mejías en 2013, he estado muy alejado del mundo del libro. Lo cierto es que Sergio lleva estupendamente la compañía y yo me he limitado prácticamente a acudir a las juntas anuales de socios y pasarles algún contacto cuando surge, así que este tiempo me ha valido para oxigenarme del sector y emprender otros proyectos. Yo creo mucho en los ciclos de la vida, en especial los de 7 años, y justamente acabo de cumplir 42, es decir que empiezo mi séptimo ciclo de siente años. En muchas culturas se atribuye a este ciclo el de mayor productividad y en el que realmente te tienes que dedicar a lo que eres bueno para sacar tu mayor potencial aprovechando los conocimientos y experiencias acumuladas hasta ahora.

Escritor.com surge como una evolución de todo lo que he ido creando hasta ahora, casi como resultado natural. Para entenderlo bien me gustaría explicar que a mi me gusta dividir la vida de un libro en 3 fases, que justamente coinciden con los proyecto que he ido montando hasta ahora:

  1. Creación/Ideación: aquí se empieza por una idea que le vamos dando forma palabra tras palabra, con la ayuda de otras personas, nuestro bagaje o con asesores. En 1999 empecé creando una comunidad literaria, que ponía en contacto a escritores y lectores, así como una web donde impartíamos talleres de escritura creativa.
  2. Edición/Publicación: ahora toca darle forma a esa idea: corregirla, maquetarla, diseñar portada… es decir crear el soporte ya sea en papel o digital. Así surgió Bubok en 2007, para ayudar a los escritores a hacer realidad su sueño de publicar y a día de hoy más de 100.000 lo ha podido realizar.
  3. Promoción/Comercialización: sin duda el mayor problema a día de hoy, la semana pasa leíamos que la brecha entre edición y ventas deja 70 millones de libros en el limbo, es decir se venden menos libros de los que se publican. Además los nuevos autores apenas tienen oportunidades reales de llegar al mercado. Hemos visto que casi siempre que se hablaba de un “éxito de autor autopublicado” era porque vendía unos cuantos libros y al final le captaba una gran editorial, así que hemos pensado. ¿Por qué no hacerlo más fácil? En este espacio es donde nace justamente el proyecto, ofreciendo servicios de asesoramiento a escritores, así como todo tipo de herramientas. Una plataforma donde los autores puedan poner las fichas de sus libros y enviarlas a las editoriales y agentes que más les pudieran encajar.

Hay bastante más miga detrás del proyecto, que iremos desvelando poco a poco, pero si eres escritor, ya te puedes ir poniendo en contacto conmigo para ser de los primeros en probar la plataforma.

malla-580x410

Malla de dispositivos, la tecnología que revoluciona las empresas

Mi nuevo artículo para ConTuNegocio, aquí os lo comparto:

Cuando hace un año Gartner, la consultora referente a nivel mundial de investigación de las tecnologías de la información, identificó a la malla de dispositivos como la primera de las diez tendencias tecnológicas estratégicas apenas se había hablado en España de ella. El device mesh, como se denomina en inglés, hace referencia a que hoy en día tenemos una gran cantidad de terminales conectados a la red, y usamos numerosos dispositivos y aplicaciones para relacionarnos y comunicarnos. Aquí no solo hablamos de móviles o los famosos wearables, sino también de dispositivos en nuestro entorno como pueden ser los sensores del ya conocido Internet de las Cosas (IoT). De hecho, el propio Gartner ha predicho que habrá 6400 millones de dispositivos conectados este año, un 30% más que en 2015.

Explicado de forma sencilla, todos sabemos ya que hay televisiones, coches, neveras, relojes, pulseras que se conectan a Internet, ¿pero qué pasaría si empiezan a comunicarse también entre ellos? Eso, la interconexión entre dispositivos conectados a la red, es justamente la malla. Hasta ahora todos estos dispositivos estaban aislados del resto, pero a través de la malla de dispositivos se les permite compartir la información entre sí. Imagina que el coche pueda comunicarse con la calefacción de tu oficina, de modo que cuando detecte que estás cerca se encienda para ir calentando todas las estancias.

Lógicamente las implicaciones de esta tecnología son enormes y estamos solo en el principio. Con todo conectado entre sí, nuestra oficina podrá estar en cualquier lugar, podremos tener un asistente virtual en el coche para redactar correos electrónicos, responder mensajes de Whatsapp y escuchar documentos. Podremos tener edificios inteligentes de verdad, donde se regularán las condiciones en función de las personas que los ocupen en cada momento, adecuándose a sus necesidades reales.

Aunque todo suena aún a un episodio de Black Mirror, y lógicamente quedan por resolver aún muchos problemas de seguridad, privacidad, así como de legislación, lo tenemos ya encima. El reto para nuestras empresas es descubrir la forma de integrar dichas innovaciones, para el beneficio de los empleados y la propia compañía. El siguiente vídeo muestra una posible aplicación para Airbus (en inglés):

 

Este ejemplo puede ser extrapolado a otras compañías. Imagina que una cadena de montaje detecta que falta un determinado material, prepara el pedido automáticamente al mejor proveedor dejando un aviso al encargado para que lo valide en su smartwatch; cuando se valida, se recalculan los procesos y avisa a los operarios para equilibrar su carga de trabajo. Seguro que para cada uno hay una forma de aplicarlo, es solo cuestión de imaginación.

Foto: Fuentes Tico

empresa-henryford-580x435

Henry Ford se hizo rico duplicando el salario de sus empleados

He escrito un nuevo artículo para ConTuNegocio, aquí os lo comparto:

Reconozco que me encanta aprender de los grandes empresarios, sus historias nos ilustran e iluminan nuestros pasos, ya que casi todos empezaron teniendo solamente una idea. Por eso quiero hablar hoy de una de las mejores decisiones de negocio de todos los tiempos. Detrás de ella está Henry Ford. Cuando hablamos de él nos suelen venir a la cabeza las cadenas de producción, llenas de trabajadores poco cualificados haciendo las mismas tareas sencillas, pero solemos desconocer la gran decisión empresarial que hizo que despegara la compañía: duplicar el salario de sus trabajadores.

Ford Motor Company se fundó en 1903 y como cualquier pyme tuvo unos comienzos duros. En 1908 solo tenía 450 empleados y producía 10.607 automóviles. Fue en el periodo de 1908-1914 cuando se introdujo el proceso de producción en cadena para la fabricación del famoso Ford T. Se buscó que el trabajador tuviera que moverse lo mínimo posible y se diseñó todo conforme a ello. Eso fue lo que permitió que la producción aumentara exponencialmente. En 1913, el número de trabajadores había crecido hasta los 14.000 y la producción a 248.307 automóviles. Pero había un problema, tenían una rotación anual del 370%, lo que significó que ese año tuvieran que contratar a 50.448 personas, lo que fue muy complicado, porque no había apenas trabajadores en Michigan. Además sufría una tasa de absentismo diario del 10%, por las malas condiciones laborales. Todo esto provocaba un estrangulamiento de la compañía, que estaba a punto de morir por el éxito provocado por la cadena de producción.

Gracias a la idea de su consejero, James Couzens, Ford tomó una decisión radical. El 5 de enero de 1914, Ford y Couzens convocaron una rueda de prensa en Highland Park. En primer lugar, anunciaron que se reducirían las horas de trabajo diarias de nueve a ocho. Segundo, la compañía implementaría tres turnos diarios en vez de los dos turnos que tenía hasta entonces, ofreciendo nuevos puestos de trabajo. Pero, lo más importante fue el tercer anuncio: Ford doblaría la remuneración diaria de sus trabajadores de la planta de montaje de su modelo T en Dearborn, Michigan, llegando a 5 dólares diarios. Lógicamente, con algunas condiciones, como que permanecieran al menos 6 meses en la empresa, lo cual suponía invertir 10 millones de dólares al año para mejorar la productividad y la vida de sus trabajadores. La noticia se difundió rápidamente más allá de South Michigan y al día siguiente había grandes colas en sus plantas, y se recibieron 12.000 solicitudes de empleo más 14.000 por correo.

En 1914, la tasa de absentismo se redujo al 2’5 %, la tasa de rotación disminuyó hasta el 54% y en 1915 hasta el 16%. Además, la productividad  aumentó entre el 40-70 % por trabajador y los beneficios crecieron un 20%. Así que resulto que aquello que el periódico New York Evening Post tituló como “Un acto magnífico de generosidad” resultó ser una excelente inversión.

Esto se tradujo también en beneficios para los clientes: entre 1910 y 1919, Henry Ford bajó el precio del Modelo T de 800$ a 350$, lo cual le posicionó como el fabricante número uno de automóviles del mundo, haciéndole billonario. De forma añadida, los trabajadores de la fábrica con el salario duplicado pudieron comprar los productos que producían. Ello desató una revolución en el consumo, que repercutió en toda la economía de EE.UU.

Ford continuó con esa política y en 1920 subió a 6 dólares la remuneración diaria de sus empleados.

Por todo lo anterior se entiende que Henry Ford dijera:

 

Una de las mejores medidas que hemos tomado nunca para reducir costes

 

Si quieres profundizar más en el tema, te recomiendo leer el documento en inglés “Did Henry Ford Pay Efficiency Wages? de Daniel M. G. Raff y Lawrence H. Summers (1987).

 

Foto: Pixabay