Por qué creo en la suerte

Muchos emprendedores que conozco no creen en la suerte, yo sí. Y creo en ella porque he aprendido

que la vida es como Es, no como queramos que sea. Lógicamente los que menos creen en ella son a los que más trabajo les ha costado conseguir las cosas, por ejemplo mi amigo y admirado Didac Lee, unos de los emprendedores referentes de España. Él empezó de cero y ha ido logrando casi todos sus sueños, hasta ser vicepresidente del

Barça, pero para todo ello ha tenido que sacrificarse mucho y trabajar

duro. Por eso hay qué entender bien que quiero decir con la palabra suerte.

En mi caso, el éxito de Bubok tiene poco que ver conmigo. Nació justo cuando tenía que nacer, seguramente si hubiera nacido un poco antes o más tarde no hubiera funcionado tan bien, y eso es suerte. La idea la tuvimos años antes, pero surgió cuando tuvo que surgir. Por ejemplo, salió en la época que estaban de moda los blogs, y eso nos ayudó a tener mucha difusión. También era cuando yo empezaba a tener cierta influencia en la red lo cual facilitó dicha comunicación, pero por ejemplo dicha influencia no dependía de mí. Algunos pueden pensar que son habilidades que poseo o que he trabajado, pues incluso en ese caso son cosas que se me han dado, no sé si la genética o qué, pero yo no he hecho nada para tenerlas. Creo que la forma en que hay que funcionar es, trabajar duro, poner todo lo que está de tu parte y luego dejar que fluya. Tu responsabilidad acaba ahí, el resto es suerte, o como lo quieras llamar. Creo que pensar así es una buena medicina para nuestro ego.

Me gustaría acabar con este cuento sobre la suerte que publiqué en el blog hace tiempo.