2 Libros de emprendedores para este verano

Acabo de terminar de leer dos libros escritos por emprendedores para emprendedores. Aunque son muy diferentes, ambos son muy recomendables:

El primero es , editado por Alienta. En él, Gustavo García Brusilovsky nos relata su vida como emprendedor y la venta Amazon de BuyVip.com. Os recomiendo leer la entrevista que le hice tras dicha venta.

«Soy lo que se conoce como un emprendedor tardío. A medida que he ido hablando con muchos de ellos a lo largo de la vida me he ido encontrando con que hay emprendedores natos, a los que desde pequeños ya se les ve el espíritu. Yo soy uno tardío que pretende hacer una carrera muy larga en multinacionales. No tenía pensado convertirme en emprendedor hasta que un día empecé a sufrir una transformación que me provocaba incomodidad dentro del entorno de la gran multinacional. Y decidí ‘cambiar’. Para comprender las claves de la creación de un negocio internacional en internet que escale a más de 100 millones de euros en pocos años hasta el punto de atraer la atención de Amazon, se debe examinar no sólo el final, sino todo el proceso. Esto ayudará a otros emprendedores a evitar los errores que yo

cometí, o por lo menos a ser conscientes del impacto de ciertas decisiones y a valorar los aciertos que mejor nos funcionaron. No quería contarlo como un manual. Quería explicarlo como una crónica de experiencias, ya

que una de las principales razones para emprender es vivir

unaaventura (empresarial). Así la viví y así quiero compartirla para animar a otros aventureros…»

Es segundo lo original que tiene es que es una novela gráfica, o sea, un cómic empresarial que facilita que se lea cómodamente en menos de dos horas. Se trata de Éxito para perdedores de David Cantolla.

La vida de David  ha sido una pura montaña rusa. Envuelto en la burbuja financiera creada en torno a internet a principios de 2000 –forma parte de la gestación de Teknoland, uno de los proyectos pioneros de internet en España y referente internacional–, pasó de la riqueza a la ruina en menos tiempo del que se tarda en contarlo. Sin embargo, su incansable carácter de emprendedor y sus ganas de dejar algo duradero tras de sí le llevan a convertirse en uno de los creadores de Pocoyó, serie de animación infantil que se convierte en un gran éxito comercial y que se ha vendido en los cinco continentes. Hoy, algunos años después, sigue fundando compañías y sus videojuegos (Basketdudes…) y series (Jelly Jamm) se ven en más de 120 países. También es socio de Bubok.

Gracias Steve Jobs por enseñarme a pagar

Lo reconozco, siempre me ha costado pagar por los programas para el ordenador, aunque me fueran a ser muy útiles, lo mismo me pasaba con la música y las películas. Creo que era más un tema cultural y de costumbre que del precio en si, aunque también del proceso de compra. Curiosamente esto ha cambiado desde que tengo un iPad. Estos son las conclusiones a las que he llegado tras analizar dicho cambio:

  • Al usarlo por primera vez te obligan a dejar la tarjeta de crédito registrada y asociada a tu cuenta. Esto tiene la ventaja de no tienes que volver a introducirla y automáticamente se te va cargando todo de forma cómoda.
  • Favorece la compra compulsiva, en un click has hecho todo: pagado, bajado e instalado.
  • Como luego para pagar te identificas con

    tu usuario de mail parece como si no costara.

  • Los precios son normalmente bajos, como el otro día me recordaba mi socio David Cantolla el modelo “free” no es que todo sea gratis, sino que que te suelen dejar una parte gratis y luego pagas por las versiones completas o los extras. Sin duda funciona.
  • Los productos son de alta calidad, con lo cual pagas con gusto. En mi pasado viaje al Silicon Valley hablando con una chica que trabajaba en Apple me decía que se revisan personalmente todas las aplicaciones que se suben el AppStore, sin duda me parece un control de calidad increible.
  • Nos han enseñado desde el primer momento que las cosas cuestan dinero. Creo que uno de los problemas de la web es que se empezó creyendo que en internet todo era gratis, con los móviles y las tabletas todos tenemos claro que no.
  • No se puede piratear fácilmente.

Pienso que más de uno uno, en especial en el sector del libro electrónico, debería tomar nota de esto. Ofrecer contenido de calidad, a buen precio y que sea fácil de comprar.