talento-y-trabajo-580x426

Olvídate del talento y empieza a trabajar

Os comparto mi último artículo de ContuNegocio

Nos hemos pasado sobrevalorando el talento. Al igual que en su momento lo hicimos con la motivación, hasta que Emilio Duró nos recordó que no hay nada más peligroso que un tonto motivado. Pues bien, yo creo que no hay nada peor que “un talento” con pocas ganas de trabajar. Y es que esto del management va por modas, y últimamente ha sido la de la gestión del talento. Como muestra, en Google aparecen 111 millones de resultados al buscar el término “talento” y apenas ocho millones de la palabra “perseverancia”. Por eso quería escribir este artículo, porque creo que se nos está olvidando aquel adagio que hizo suyo Ray Kroc:

Persevere. Nada en el mundo puede reemplazar a la perseverancia. El talento no lo hará; nada es más común que los fracasados con talento. El genio no lo hará tampoco; el genio sin recompensa ya es proverbial. Perseverancia y determinación son las únicas virtudes omnipotentes.

Ojo, que no quiero decir que el talento no sea importante, sino que si me dan a elegir entre alguien con talento pero que no da un palo al agua y alguien con menos talento pero que trabaje más, me quedo con la segunda opción, aunque idealmente me gustaría tener alguien con talento y trabajador.

Como muchos sabréis, talento (del griego talanton, que significa balanza o peso) era una unidad de medida monetaria utilizada en la antigüedad. Por otro lado, de la interpretación de la parábola de los talentos del Nuevo Testamento, derivan inteligencia y aptitud (capacidad para el desempeño o ejercicio de una ocupación) y ambos términos figuran como las dos primeras acepciones de la R.A.E. para definir “talento”. Del mismo modo que si guardamos el dinero debajo de un colchón no vale de nada, lo mismo sucede si no ponemos el talento a trabajar.

Por tanto, me gustaría invitarte a que revisaras tu política de gestión del talento, que sin duda es necesaria, para que la evalúes desde este prisma, premiando no solo las capacidades de cada persona, sino también su desempeño. Fomenta también esa capacidad de perseverar, genera dinámicas que fomenten ese esfuerzo común. Te dejo con algunos de mis hábitos personales, por si alguno te sirve:

  • Por un lado, tengo la frase sobre la perseverancia escrita en la puerta de mi casa, literalmente, para recordarla cada día. De hecho tengo más frases motivadoras por el resto de la casa.
  • Reservo huecos en mi agenda para revisar mi grado de avance. Al principio del día fijo lo que quiero hacer y por la noche lo reviso.
  • No ceder ante la procrastinación, cuando te descubras haciéndolo ponte a realizar las tareas que ibas a dejar en ese mismo momento.
  • Practica mindfulness, para rechazar pensamientos negativos y enfocarte en lo que tienes que hacer.

En general, no se trata de grandes trucos ni de nada que no esté a tu alcance, así que ¡a trabajar!

Perseverancia

Siempre que me preguntan por una clave para triunfar suelo mencionar a la perseverancia. De hecho los que me hayan escuchado alguna de mis charlas sobre emprendedores habrán visto que cito mucho esta frase:

Persevere. Nada en el mundo puede reemplazar a la perseverancia. El talento no lo hará; nada es más común que los fracasados con talento. El genio no lo hará tampoco; el genio sin recompensa ya es proverbial. Perseverancia y determinación son las únicas virtudes omnipotentes

Pues hoy he recibido unas frases del libro “Grandeza para cada día” de Stephen Covey, que precisamente hablan sobre la perseverancia y quería compartirlas con todos vosotros.

…………

Dos de los mayores obstáculos para triunfar en la vida son el fracaso y la fatiga. Tienes dos opciones: hundirte si tras surgir una buena idea te topas con tu primer fracaso, o dedicarte a trabajar, a disfrutar de unos cuantos triunfos y luego comprender que hay mucho más trabajo del que esperabas.

La perseverancia vence tanto el fracaso como la fatiga. Lleva a las personas a

través de la privación y la pesadez. La perseverancia requiere una perspectiva progresista de enfoque hacia adelante, no hacia atrás, así como la habilidad de hacer caso omiso a las personas pesimistas.

…………

Algunos de los más grandes enemigos de la perseverancia son los negativistas: individuos que insisten tercamente en que algo no se puede hacer.

…………

El Dr. Judah Folkman guarda en sus archivos una reproducción de un artículo del New York Times de 1903. En él, dos profesores de física explican por qué es imposible que vuelen los aviones. El artículo se publicó tres meses antes de que los hermanos Wright surcaran los cielos de Kitty Hawk.
…………

Y de remate este video que también uso mucho en mis presentaciones:

Imagen de previsualización de YouTube

Haz que las cosas sucedan

Este primer post serio del año quiero que valga de acicate para que la gente se anime a hacer cosas. La gran mayoría de las personas se pasa el tiempo esperando una oportunidad, criticando lo mal que van las cosas o lo mal que lo hacen los demás, otros ni siquiera hacen nada. Pocos se dan cuenta de que cambiar la mayoría de las cosas está en sus manos y son menos aún los que se ponen en camino y hacen que las cosas sucedan.

Claro está que no es fácil, ni se ven resultados rápidos, se falla muchas veces, mucha gente te pone trabas, y casi siempre es sin recompensa. Al menos al final de tus días podrás decirte, “hice todo lo que estuvo en mi mano“. Basta de lamentarte, ponte a actuar. Creo que todo esto se entiende mejor con ejemplos:

  • ¿No tienes trabajo?: dedica 10 horas diarias a buscar uno, usas las redes sociales en internet para promocionarte y buscar contactos, fórmate, pide ayuda a gente cercana, buscar fuera de tu zona de confort, sigue buscando. ¿Que sigues sin encontrarlo? invéntate tu un trabajo, seguro que habrá algo que sepas hacer y ofrecer al resto, emprende. ¿Que no tienes dinero para emprender? pídelo prestado a tu familia, amigos, convence a gente para que trabaje gratis para ti. ¿No lo consigues? a lo mejor no era buena idea, busca otra.
  • ¿Que nadie te publica un libro?: envíalo a todas las editoriales y agentes del país, visita a algunos, preséntalo a concursos. ¿Nadie te hace caso? publícalo en Bubok. ¿No consigues tener ventas en Bubok? muévelo por internet, promocionalo, haz presentaciones, se creativo… ¿Ni una venta? a lo mejor el libro no es bueno, escribe otro. Vázquez-Figueroa no empezó a vender hasta su libro 17.
  • ¿Que nadie te quiere? has probado tu a querer tu primero, a ser generoso, dar si esperar nada a cambio, pues inténtalo.

Podría seguir, pero son sólo ejemplos para animar a cambiar. Sé que hay cosas que no dependen de nosotros, pero también sé que cuando deseamos algo alcanzable y luchamos por ello, el universo conspira en nuestro favor.

Hay gente que les molesta que nos dediquemos a luchar por nuestros sueños, piensan que a algunos nos regalan las cosas mientras que a ellos la vida les maltrata. Curiosamente a casi todos cuya ocupación es criticar les falta una cosa, perseverancia para luchar por lo que quieren y por eso prefieren destruir las ilusiones de los demás. En mi caso les voy a dar donde más les duele: no voy a rendirme y seguiré haciendo que las cosas sucedan.

zp8497586rq