Cómo me sentí

A veces al explicar lo que hacemos en Bubok tengo tremendas dificultades para que me entiendan, sobre todo con gente del sector editorial más tradicional. Concretamente el otro día me sentí como se debió sentir el tío que empezó a vender fotografía digital, al principio del todo, debió ser algo así:

– Buenos días, vengo a venderle esta cámara digital con la que podrá hacer fotos y revelar las que necesite nada más.

– ¿Pero realmente salen fotos?

– Claro que si, pruébelo usted mismo

– Puff, no es la misma calidad de imagen

– Hombre, no es 100% igual, pero si cercano al 99%, pensamos que es calidad suficiente para la gran mayoría de las personas. Además tiene otras ventajas, como que sólo tendrá que sacar las fotos que necesite

– Ya, pero se pierde ese encanto de saber que fotos han quedado bien

– (¿le respondo lo que pienso o me rio?) Si, jejeje

– Además, será más caro sacar fotos con este sistema

– (¿le vuelvo a decir que la ventaja es que sólo tendrá que sacar las fotos que necesite y que de esta manera ahorrará o paso?) Si claro, pero realmente no tanto, es un precio asumible para cualquiera.

– Creo que no conoce usted bien el mercado al que se dirige. ¿Y cómo piensa hacer para que la gente lo use? porque todo el mundo ya tiene una cámara y no creo que cambien

– Confío que en cuanto la gente vea su utilidad ellos mismo irán convenciendo a otros…

– Pues como confíe en la gente para que haga su trabajo lo lleva claro

– Bueno otra ventaja es que se pueden almacenar muchas fotos en poco espacio y podrá guardarlas durante mucho tiempo

– Ya, pero donde se ponga el papel…

Podría seguir, pero espero haberme explicado 🙂

11 Comments

    ¿Pero concretamente qué es lo que te preguntan en el caso de Bubok? ¿Si los libros tienen páginas y si las páginas se pueden leer las veces que uno quiera? Vamos, es solo curiosidad. 🙂

    Era obvio que tendrías que enfrentarte a una situación así tarde o temprano con Bubok, y no creo que sea la última.

    Pero piensa en la revolución de la fotografía digital, y si hay gente ¨tradicional¨ en tu propio sector que no logra entender tu producto será que has evolucionado mucho el sector : )

    De todos modos tampoco es algo tan lejano… Bubok no mata el papel de un libro, solo facilita la existencia y posterior lectura del libro.

    Ya, Ángel, ya, pero donde se ponga el papel… 😛

    @David: pues más o menos eso, si, la gente no se cree que sean libros normales

    … cómo me suena estooo!!!!

    También me recuerda al tema de la música. Quién va a querer comprar sólo una canción en formato digital. Donde se ponga el CD con su folletito…

    Ya lo he comentado con anterioridad, dar la espalda a las nuevas tendencias sólo conlleva a un trastazo mucho mayor.

    Pues imagina como me sentí yo intentando explicarle Bubok a un par de clientes que tenían proyectos relacionados con la publicación de libros… por cierto, a ver si sacáis un API o algo que nos iría muy bien para uno de ellos 🙂

    Esa mismita conversación la he tenido yo con algunos clientes en relación a todo el online. Pero como dice un amigo mío, es lo que tiene cuando te enfrentas a expertos en lo que era importante ayer, pero no en lo que será importante mañana.

    Creo que todos los que vendemos tecnología nos hemos sentido o nos sentimos así muy habitualmente, hay mucha gente que no entiende y tampoco quiere entender, que en cuanto le cambias los parametros se agobia, y por eso prefieren quedarse estancados, estancados pero con algo que conocen, así estan tranquilos.

    Ángel te puedo garantizar que en el sector sanitario pasa exactamente lo mismo. Cada vez que hablo con un médico para contarle las ventajas de tener una agenda online, la sensación que tengo en algunos casos es la de hablar con una pared.
    De todas formas, yo al contrario que el defensor de la fotografía tradicional, si creo en la gente como medio para implulsar ciertos servicios, y la reserva de cita a través de Internet es uno de ellos.

    Muy bueno, sí señor.

    Es verdad… hace un tiempo con los teléfonos móviles todo el mundo decía, bufff, yo nunca voy a tener uno de esos, todo el día controlado… con las cámaras digitales, lo que tu comentas.

    Y ahora, todo el mundo vamos con un teléfono móvil y una cámara integrada.

    En el caso de bubok creo que se juntan muchas cosas, los libros no se pueden tocar, no se saben como son antes de comprarlos, la ‘inseguridad’ que tiene mucha gente en comprar por Internet, no conocer a los autores… son varias cosas, pero seguro que poco a poco Bubok se convierte en algo imprescindible para todos a los que nos gusta la lectura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.