12/11/11: Comienza la 2ª temporada

Como el último capítulo de mi libro “La aventura de emprender” se titulaba 11/11/11 creo que la mejor forma de comenzar “mi segunda temporada” es justo con el día después, el 12 de noviembre de 2011. Tras poner fecha a mi salida de Bubok y haber pasado un mala racha emocional, me planté en casa de mi amiga Almu, en un viejo molino restaurado junto a un río perdido del norte de España. No tenía claro a que iba, pero si sentía que tenía que estar allí.

Aún no tenía claro que iba a ser de mi futuro, me había comprometido a vender Bubok en menos de un año, pero no sabía ni por donde empezar. Además durante el verano de ese mismo año mi socio Sergio Mejías y yo yo en un viaje de trabajo a Suecia empezamos a pensar que cosas podíamos hacer nuevas. De ahí surgió la idea de montar comercios electrónicos de forma rápida y ver que tal funcionaban. Se nos ocurrió uno de guitarras españolas, otro de bicicletas y otro de muebles japoneses… El caso es que no me preguntéis porqué, decidimos empezar por los muebles. Aunque la idea era tenerlo en 3 meses, la cosa fue degenerando: de japones pasamos a oriental en general, luego a zen y luego al estilo de vida que ellos representaba y de muebles a cualquier artículo de decoración o servicios relacionados. Pero estábamos ya acabando el año y aún no tenía forma.

Me cuesta expresar lo que aprendí aquel fin de semana, pero creo que principalmente descubrí que todos estamos unidos y que lo hacemos tiene repercusiones en el resto, pero a un nivel más evidente de lo que puede parecer. Por ejemplo, si por la mañana me levanto cabreado y voy a la oficina en ese estado, generaré un mal ambiente en el trabajo, que se mismo día se volverá contra mi en una mala contestación o enfado por parte de alguien. Aquello del karma y “amar a los demás como a uno mismo” era más tangible de lo que nunca había imaginado. En general recordé muchas cosas que sabía o me habían contando, pero como si me hubiera caído una venda de los ojos, las empecé a comprender en su sentido más profundo. Aquella especie de despertar del letargo en el que me había sumido, que al principio imperceptible, no fue hasta meses más tarde que empecé a notar los efectos, pero si sentía que aquello era importante. Tanto, que lo primero que decidí al volver a Madrid fue compartirlo con mi mujer. Creo que en los temas de crecimiento personal es bueno que las parejas vayan alienadas sino los caminos se separan rápidamente. También sentí que debía compartirlo con más gente, así que como yo lo que sabía era crear empresas, tenía que ver como crear un modelo de negocio en torno a aquello que había aprendido, pero lo primero era seguir formándome y aprendiendo. Así que dediqué los siguientes 6 meses a estudiar, practicar e investigar cosas de lo más variado: reiki, filosofía, yoga, radiestesia, neurociencia, meditación, nutrición… E iba incorporando estas cosas al nuevo proyecto que estábamos ideando de “estilo de vida zen” que es como lo llamábamos por entonces, pero tocaba ya ponerle un nombre. Así que le pregunté a Almu que como sentía el nacimiendo ligado a su casa, que se si le ocurría algo, y me dijo:

– Hay un mantra que suele usar Amma que me acabo de venir, es “lokah samastah sukhino bhavantu”, échale un ojo a ver si te puede ayudar…

Re-iniciando-me: comienza mi segunda temporada

Los que hayan leído mi libro “La aventura de emprender: Todo lo que aprendí fundando Bubok y mis otras empresas“ recordarán que hablo como si hubiera sido la primera temporada de mi vida. Pues bien este post pretende marcar el inicio de la segunda temporada. No es un día al azar, justo ayer se cumplieron 10 años de que monté mi primera empresa, que curiosamente aún sigue viva. Desde entonces he montado, participado e invertido en más de 10 proyectos empresariales, con distinta suerte cada uno, pero de los que he ido aprendiendo cosas muy valiosas. He compartido trabajo con muchas personas, también con todo tipo de vivencias y experiencias. Pero creo que es momento de dejar eso en donde pertenece, el pasado, que no en el olvido. Sin dudas las enseñanzas previas me acompañan en esta nueva etapa, así como muchas relaciones, pero cuando empiezas un nuevo viaje a lo desconocido es mejor ligero de equipaje. Durante el 2014 ha sido el año de ir soltando, reiniciar proyectos y ahora le ha llegado el momento al blog, que por soltar ha perdido hasta su apariencia, siendo prácticamente solo un esqueleto. Pero desde esa delgadez, con la maleta vacía, es desde donde creo que se puede empezar a llenar de nuevos paisajes, caras, sentimientos… para hacerlo crecer y engordar.

He dado muchas vueltas estos meses de abandono deliberado del blog a qué hacer con él. ¿Pero si hoy día nadie lee blogs? ¿De qué hablar? Como casi siempre la respuesta suele ser la más sencilla: contar mi segunda temporada. Creo que ya no podía aportar más hablando del mundo de emprendedores, ya hay mucha gente hablando de ello, incluso de innovación o tecnología. Pero hay algo que nadie conoce y puede contar mejor que yo, mi propia vida. Tal vez no interese a muchos, puede que solo sea un ejercicio para mi, pero de nuevo vuelvo a sentir la necesidad de compartir lo que descubra en mi camino, de esta aventura llamada vida.

Así que toca reiniciarme y retomar este blog, poco a poco, pero con la constancia y perseverancia que se merece. Espero a los que os animéis a acompañarme que os sea útil y sobre todo nos valga para reflexionar. ¡Gracias a [email protected]!

Mi primera carrera de 5km: el día D

Tras varias semanas entrenando, las cuales he ido compartiendo poco a poco en el blog, el domingo fue el gran día, participé en la carrera de 5 kilómetros que se hizo a la vez que el medio maratón. Ha sido una experiencia alucinante por muchos motivos:

  • El primero el haber podido compartir esa experiencia con mi familia, mi hijos ya quieren correr ellos la siguiente. Queda claro que el ejemplo es el mejor maestro.
  • Segundo por haber logrado un reto que para mi era impensable hace unos meses, el correr media hora seguida cuando nunca he superado los 10 minutos.
  • El vivir desde dentro, con mucha más gente, una carrera no tiene dada que ver con que te lo cuenten. El correr acompañado, ver gente mejor y peor que tú, personas que te animan y otros a los que tienes que animar, genera un sentimiento difícil de explicar pero que te hace sentir vivo.
  • Creo que me puede ayudar mucho para Samastah, de hecho me ha dado varias ideas interesantes que espero dar forma en los próximos días.
Agradecer sobre todo a mi entrenador, Rafael Izquierdo, ya que sin él no habría sido posible y a todos los que me habéis apoyado y dado ánimos durante este tiempo. Estos han sido los números:

Quedé en el puesto 648 de 1733 (el 236 de mi categoría, los veteranos, me hizo viejo saber que era la máxima) con un tiempo de 29:25. Ahora me planteo como siguiente reto la San Silvestre de este año, así que a seguir entrenando.

 

 

 

Dejando de hacer cosas

Tal día como hoy hace 6 años estaba en el notario firmando la constitución de Bubok. Por aquel entonces hacía un montón de cosas, asistía a casi todos los eventos que podía y pertenecía a todas las organizaciones del sector. Ha sido una etapa muy bonita y de mucho aprendizaje y tengo la certeza de que era lo que tocaba hacer en ese momento. Pero ahora estoy en una nueva etapa, la de dejar de hacer, por eso he dedicado este 2013 a ir saliendo de todo o casi:

  • He salido de casi todas las asociaciones donde era miembro: CEAJE, AJE Madrid, AIEI, AMETIC y de Adigital. De todas guardo un grato recuerdo, por eso me ha sido duro dejarlas, sólo sigo en EO Madrid que es la única donde combino lo profesional y lo personal.
  • También he dejado de ser administrador las empresas donde estaba, por un lado influenZia la hemos vendido, en Medios y Redes hemos salido de socios por intercambio accionarial y en Bubok dimití y la lleva ahora mi socio Sergio Mejías, también co-fundador.
  • En las empresas que era inversor o bien las hemos ido liquidando o bien tengo un rol más pasivo, aunque en alguna todavía siga echando una mano como asesor.

Todo es no es solo para dedicarme únicamente a Samastah, sino por un proceso general de simplificación de mi vida. Por ejemplo en el 2011 tenía 3 números móviles y llevaba siempre dos teléfonos, ahora sólo un número y un teléfono;  a principios de año tenía 14.423 contactos en mi libreta, a mediados de años ya 9.424 y a día de hoy 893.  Esto aplica a más ámbitos de mi vida, de hecho para el 2014 en lugar de hacer la típica lista de “cosas a hacer”, voy a hacer la “lista de cosas que dejar de hacer”, que aún me quedan. Estas son las primeras:

  1. Dejar de invertir en proyectos de terceros. Soy mejor emprendedor que inversor, así que no haré más de Business Angel y dedicaré todos mis recursos a proyectos propios.
  2. Dar charlas en sitios que no lo sienta.
  3. Buscar excusas para el deporte.
  4. Mirar el móvil cuando esté con alguien.
  5. Desatender a la familia por el trabajo.

Cuando se dejan cosas siempre pierdes alguna valiosa, pero eres más libre y ligero para lograr tus sueños.

El poder de las palabras

Llevo unos días peleado con las palabras, por eso me da pereza escribir. Percibo que las palabras son limitantes, a veces se quedan cortas para expresar las cosas profundas, otras veces son mal interpretadas y otras simplemente no entendidas.

Pero ayer me di cuenta de que las palabras al fin y al cabo son lo único que tenemos los humanos para comunicarnos, incluso a pesar de que la comunicación no verbal es la parte más importante, pero sin el sustento de las letras carece de sentido. Lo que me di cuenta es de que como cualquier otra herramienta humana, es imperfecta al igual que nosotros. Pero aún así, tienen un gran poder, por eso me he reconciliado con ellas. Las palabras pueden generar sentimientos en las otras personas, hacer reir y llorar, crear, reconciliar, motivar… y todo eso es más importante que las limitaciones que puedan tener o mis tonterias personales.

Así que publicó aquí mi compromiso firme con ellas, respetarlas y cuidarlas, pero sobre todo usarlas correctamente. Os dejo un breve video que puede ilustrar mucho mejor a lo que me refiero:

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=fAh3ACGT1HA[/youtube]

Bubok y yo 5 años después

Hace justo 5 años, en otro 16 de abril a las

16:16 nacía Bubok. Me hice una foto que es la que he estado usando en medios este tiempo, lo cual me ha permitido vivir en un estado mental de eterna juventud. Pero el tiempo pasa, nos guste o no, así que he decidido hacerme una foto similar para ver el cambio:

Angel Maria 5_anos

Sin duda he cambiado, por dentro y por fuera, ya tengo algunas arrugas y canas, pero he aprendido a mirar a la vida más de frente. La mayoría de lo aprendido a nivel profesional está recopilado en “La aventura de emprender: Todo lo que aprendí fundando Bubok y mis otras empresas. Aunqu

e es un libro lleno de nombres no son ni una ínfima parte de las personas que han intervenido en esta historia, a los cuales tengo que estar agradecidos.

Bubok ha crecido mucho, siendo el líder en varios países (hemos repartido más de 500.000€ entre los autores, con más de 77.500 usuarios registrados y más de 70.000 títulos publicados de todos los géneros y temáticas), pero también me ha hecho crecer a mi en todos los aspectos de mi vida. Hoy abrimos en Francia y seguro que en los próximos años tendrá mucho que recorrer, pero mi etapa ha terminado.

Como ya comenté ahora Sergio Mejías es el nuevo responsable de Bubok, yo sigo como como consejero y para lo que me necesiten, pero no el día a día. Yo soy bueno iniciando empresas, ahora toca hacerlo crecer más allá de mis posibilidades.

Todo esto me permite enfocarme en un nuevo proyecto dedicado a temas de desarrollo personal, del cual ya puedo contar la fecha de lanzamiento, el 3-7-2013.

zp8497586rq

Todos somos UNO

Advertencia: en este post voy a hablar de religión y Dios, al que le de urticaria estos temas mejor que no siga leyendo.

Tras hablar primero de la experiencia más bella en mi pasado viaje a India y después de la más emocionante y que más me tocó el corazón, me toca acabar esta serie de tres artículos con la que más aprendí.

No he contado todavía que fue un viaje para conocer distintas culturas. Concretamente tres religiones, tres formas de entender la vida, la espiritualidad y el saber… Sikhismo, Budismo e Hinduismo. Empezamos la ruta en Amritsar visitando el Golden Temple, el templo más importante para los Sikhs de todo el mundo. Después Dharamsala, la capital del Tíbet en el exilio, residencia oficial del XIV Dalai Lama. Monjes tibetanos por las calles, ceremonias en los templos budistas, un lugar en los himalayas donde respirar la paz del budismo tibetano. Luego Rishikesh y Haridward, ciudades sagradas para el hinduismo y cuna del yoga en India, a las orillas del río Ganges.

Acabamos el viaje en Delhi y aunque no había nada programado allí, surgió la oportunidad de

> visitar la mayor mezquita de la India, así que de regalo compartimos el viaje con una religión más. El guía

indio nos explicó lo siguiente:

Los hindús y los musulmames hacemos las cosas al reves, para entrar en el templo unos nos lavamos los brazos por el interior y otros por el exterior, unos oramos con las manos abiertas y otros separadas…

Y justo en ese momento cobró sentido todo el viaje, donde él veía la diferencia yo vi la igualdad: lo importante es que ambos se lavaban las manos antes de entrar al templo (los cristianos nos santiguamos en las pilas de entrada aunque se vaya perdiendo); ambos usan las manos para orar y como esas muchas más similitudes en lo fundamental, viendo más allá de la superficie. El haber vivido de cerca todas estas religiones me ha hecho darme cuenta de que no son más que una herramienta para recordar que somos uno con la divinidad, una adaptación a la realidad cultural de cada zona, solamente eso. Al igual que usamos distintos idiomas, pero el significado de las palabras es el mismo, las religiones son palabras en cada idioma para expresa la realidad profunda que

nos supera y que no podemos atrapar con palabras.

Tras la mezquita fuimos a visitar la tumba de Ganghi, así que me parece perfecto acabar este artículo con la frase con la que empieza la película “One, Todos somos Uno“:

Aquel que no vea a Dios en la siguiente persona con quien se cruce, que no lo busque más.

Aquí está dicha película donde explica mucho mejor que yo todo esto, para el que la quiera ver, son 80 minutos.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=2tWWrtxlIR8[/youtube]

zp8497586rq