fbpx

He hablado mucho en mi blog de la importancia del equipo y de rodearte de los mejores. Hoy quiero hablar de lo que sucede cuando las empresas empiezan a crecer, cuando ya no eres tú el que controla el equipo nuevo que se contrata. Al principio todo es sencillo porque suele ser el emprendedor el que coge directamente a la gente, y trabaja codo a codo con ella por tanto es fácil contagiarles tus valores y principios, pero empiezas a crecer. No entrevistas a todo el mundo, hay gente que se empieza a contratar que no conoces, con muchos no tienes tiempo para hablar… Nosotros estamos empezando a sufrir esto y creo que la clave está en confiar en el siguiente nivel, es decir el haber transmitido bien tus valores a la gente que se va a encargar de seleccionar a nueva gente, para que a sus vez vayan transmitiendo toda la cultura de la empresa.

Recientemente pude conocer a José Luis Gómez Alciturri, director general de RR.HH. de Banco Santander, y le puede preguntar como se podían gestionar los recursos humanos de una empresa de 200.000 trabajadores. Básicamente me decía eso, que tienes que establecer unas directrices principales, y luego establecer unos mecanismos para que se vayan irradiando a toda la organización.

Yo cada vez estoy más alejado del día a día de las empresas en las que soy socio, hasta en Bubok que es donde dedico mi día a día mis labores son más la parte internacional y la estrategia de la compañía. Pero al frente de todas hay gente que en la que confío plenamente, Fernando Tellado en Medios y Redes, Daniel Rodrigo en influenZia y Sergio Mejías en Bubok. Que sé que a su vez se rodean de personas que comparten la misión y los valores.

Por eso quiero acabar este post con aquella frase de David Ogilvy que tanto me gusta:

Si cada uno de nosotros contrata personas más pequeñas que uno, nos convertiremos en una empresa de enanos. Si contratamos personas más grandes, en cambio, seremos una empresa de gigantes

Abrir chat