Hay un proverbio hindú que dice: “Cuando hables, procura que tus palabras sean mejores que el silencio”. Esta frase me sirve como introducción para preguntarte qué es lo que quieres contar, sobre qué quieres que trate tu historia vital.

Descubrir y definir tu Propósito Transformador Masivo se traduce en descubrir y definir cuál es tu historia. Para qué has venido a este mundo.

Si el proverbio hindú nos recomienda que procuremos evitar palabras innecesarias cuando no sepamos qué decir, es porque no sabemos cuál es nuestro verdadero propósito. Pues en ese caso, las palabras serán mejores que el silencio. Y las palabras escogidas, también será el mejor mensaje que puedes compartir con el universo.

Y para ello, es necesario hacer un ejercicio de reconocimiento interno y personal. Porque muchas veces pecamos de asumir, sin más, lo que creemos que hacemos bien o lo que hacemos mal. Sin pararnos a pensar si es realmente así cómo lo sentimos o es algo que nos han hecho creer desde pequeñitos. 

Del mismo modo, es posible que tengas constancia y seas capaz de afirmar aquello que mejor se te da hacer. Aunque a su vez, no seas suficientemente consciente de hasta dónde llega el poder de tu acción, de tu habilidad, de tu virtud. 

Por ese mismo motivo, quizás no te valores lo suficiente. No te hayas parado a pensar que eso que haces bien, en lo que eres bueno, es un motivo de celebración. Es algo por lo que tengas que alegrarte cada día al despertar, por lo que tengas que dar gracias. Algo que debes compartir con el resto del mundo para que puedas encontrar a las personas que lo quieren celebrar contigo. Porque si los demás no saben lo que sabes hacer bien, tampoco podrán valorar tu trabajo. Tampoco sabrán que les puedes ayudar, así que tampoco te pedirán ayuda.

Cuando encuentres cuál es la historia que tienes que contar, sabrás que tus palabras son mejores que el silencio.

Y cuando descubras tu fortaleza, tu superpoder, encontrarás tu historia para contar. Pero, si no te detienes a descubrir ese poder, eso que te da valor, no lo puedes trabajar, desarrollar y mejorar. No lo puedes comunicar. 

Es importante comunicar nuestro valor, darlo a conocer, enorgullecerte de él. Y construye tu historia, lo que quieres contar.  Cuando cuentes tu historia con mayor claridad y determinación, más fácil será que otros cuenten contigo.

No tengas miedo, no seas tímido y no peques de modestia. Descubrir aquello que mejor se te da es motivo de orgullo, es útil y es necesario. Pero también puede ser más difícil de lo que piensas. Porque quizás tengas que deshacerte de algunos prejuicios, de algunos dogmas, de algunas imposiciones. Así que tendrás que dedicarle tiempo. No tengas prisa. Lo importante es que averigües con certeza cuál es tu verdadero valor, con confianza y seguridad. Eso es lo que te permitirá contar y compartir tu historia.

Deja un comentario

×
×

Carrito